Oficina de Prensa

prensa@cea.org.ar

Todas las Noticias

HOME PRENSA

HOME CEA

La voz de los pastores

Documentos

Agenda CEA

Otras oficinas de Prensa

Vínculos

Contacto


Comunicación social en
FAMILIARIS CONSORTIO

Exhortación Apóstolica de Juan Pablo II

22 de noviembre de 1981

         

76. Destinatarios y agentes de la comunicación social

          Una palabra aparte se ha de reservar a esta categoría tan importante en la vida moderna. Es sabido que los instrumentos de comunicación social "incide a menudo profundamente, tanto bajo el aspecto moral y religioso, en el ánimo de cuantos los usan", especialmente si son jóvenes.171 Tales medios pueden ejercer un influjo benéfico en la vida y las costumbres de la familia y en la educación de los hijos, pero al mismo tiempo esconden también "insidias y peligros no insignificantes".172 y podrían convertirse en vehículo -a veces hábil y sistemáticamente manipulado, como desgraciadamente acontece en diversos países del mundo- de ideologías disgregadoras y de visiones deformadas de la vida, de la familia, de la religión, de la moralidad y que no respetan la verdadera dignidad y el destino del hombre.

          Peligro tanto más real, cuando "el modo de vivir, especialmente en las naciones más industrializadas, lleva muy a menudo a que las familias se descarguen de sus responsabilidades educativas, encontrando en la facilidad de evasión (representada en casa especialmente por la televisión y ciertas publicaciones) el modo de tener ocupados tiempo y actividad de los niños y muchachos".173 De ahí «el deber... de proteger especialmente a los niños y muchachos de las "agresiones" que sufren también por parte de los mass-media», procurando que el uso de éstos en familia sea regulado cuidadosamente. Con la misma diligencia la familia debería buscar para sus propios hijos también otras diversiones más sanas, más útiles y formativas física, moral y espiritualmente "para potenciar y valorizar el tiempo libre de los adolescentes y orientar sus energías".174

          Puesto que además los instrumentos de comunicación social -así como la escuela y el ambiente- inciden a menudo de manera notable en la formación de los hijos, los padres, en cuanto receptores, deben hacerse parte activa en el uso moderado, crítico, vigilante y prudente de tales medios, calculando el influjo que ejercen sobre los hijos; y deben dar una orientación que permita "educar la conciencia de los hijos para emitir juicios serenos y objetivos, que después la guíen en la elección y en el rechazo de los programas propuestos".175

          Con idéntico empeño los padres tratarán de influir en la elección y preparación de los mismos programas, manteniéndose -con oportunas iniciativas- en contacto con los responsables de las diversas fases de la producción y de la transmisión, para asegurarse que no sean abusivamente olvidados o expresamente conculcados aquellos valores humanos fundamentales que forman parte del verdadero bien común de la sociedad, sino que, por el contrario, se difundan programas aptos para presentar en su justa luz los problemas de la familia y su adecuada solución. A este respecto, mi predecesor Pablo VI escribía: "Los productores deben conocer y respetar las exigencias de la familia, y esto requiere a veces, por parte de ellos una verdadera valentía, y siempre un alto sentido de responsabilidad. Ellos, en efecto, están obligados a evitar todo lo que pueda dañar a la familia en su existencia, en su estabilidad, en su equilibrio y en su felicidad. Toda ofensa a los valores fundamentales de la familia -se trate de erotismo o de violencia, de apología del divorcio o de actitudes antisociales por parte de los jóvenes- es una ofensa al verdadero bien del hombre".176

          Yo mismo, en ocasión semejante, ponía de relieve que las familias "deben poder contar en no pequeña medida con la buena voluntad, rectitud y sentido de responsabilidad de los profesionales de los mass-media: editores, escritores, productores, directores, dramaturgos, informadores, comentaristas y actores".177 Por consiguiente, es justo que también por parte de la Iglesia se siga dedicando toda atención a estas categorías de personas, animando y sosteniendo al mismo tiempo a aquellos católicos que se sienten llamados y tienen cualidades para trabajar en estos delicados sectores.

 

          Si desea recibir nuestro servicio de noticias, envíenos un mail a :

prensa@cea.org.ar