Oficina de Prensa

prensa@cea.org.ar

Todas las Noticias

HOME PRENSA

HOME CEA

La voz de los pastores

Documentos

Agenda CEA

Otras oficinas de Prensa

Vínculos

Contacto


REFLEXIÓN DE MONS. HÉCTOR AGUER
en el programa "Claves para un mundo mejor"

Domingo de Ramos, preludio de la PASIÓN

 

“Este domingo es muy especial pues es el Domingo de Ramos que es la celebración con la que comienza la Semana Santa. Me gustaría destacar que este día constituye una especie de preludio que resume toda la celebración del Misterio Pascual que, la Iglesia, celebra, cada año, en estos días”.

“Digo que es una especie de síntesis porque tiene dos aspectos fundamentales: la gloria y la pasión”.

“La celebración del Domingo de Ramos incluye una procesión con los ramos bendecidos para aclamar a Cristo Rey recordando aquel ingreso triunfal de Jesús en Jerusalén para padecer su pasión”.

“Lo recordamos no como una reproducción folklórica, reproduciendo materialmente los hechos, sino como una evocación espiritual de un acontecimiento que es eterno. Celebramos la realeza de Cristo, que no es la realeza de un poder que se impone sino la de una fuerza que conquista por el amor que se entrega”.

“A la celebración gloriosa de los Ramos le sucede una Misa de la Pasión. Con eso se nos quiere recordar que aquella aclamación primera era un atisbo, un anuncio profético de la Pascua. Y a esa Pascua, a esa Resurrección gloriosa, no se llega más que a través de la Cruz, sobrellevando el Viernes Santo y el silencio del sagrado Sábado”.

“Eso es lo que Jesús hizo por nosotros. Este Domingo de Ramos anticipamos, de algún modo, lo que  vamos a conmemorar el Viernes Santo recordando que la Cruz del Señor ha sido el modo más extraordinario y paradójico de mostrar su poder, su realeza. ¡Es el amor que se entrega!”.

“El Señor ha seguido ese camino para que nosotros vayamos tras sus huellas. Nos está sugiriendo también que las alternativas aparentemente negativas de la vida, aquellas que implican un sufrimiento o un dolor o una limitación, tienen sentido en función de lo que a través de esa situación se puede conquistar. Y todo se puede conquistar si el cristiano hace gala de paciencia, de fortaleza y de amor verdadero. Sobre todo el carácter redentor y servicial de nuestro sufrimiento y de nuestras limitaciones es lo que Cristo nos enseña ya que es ese dolor el que alimenta el gozo de la Pascua”.

“Que tengan, ustedes, una feliz semana santa y hasta el próximo sábado, Dios mediante”.

Mons. Héctor Aguer
Arzobispo de La Plata

8 de abril de 2006.

 

          Si desea recibir nuestro servicio de noticias, envíenos un mail a :

prensa@cea.org.ar