Oficina de Prensa

prensa@cea.org.ar

Todas las Noticias

HOME PRENSA

HOME CEA

La voz de los pastores

Documentos

Agenda CEA

Otras oficinas de Prensa

Vínculos

Contacto


REFLEXIÓN DE MONS. HÉCTOR AGUER
,
Arzobispo de La Plata
en el programa “Claves para un Mundo Mejor” (Canal 9)
 

“EL CÓDIGO DA VINCI ES UNA FORMIDABLE ENSALADA DE VERDADES CRISTIANAS”


“Está por terminar la Feria del Libro y me he enterado que ha habido un acontecimiento extraordinario en esta edición y es que
la gente se ha precipitado a los libros llamados de ficción religiosa”.

“La verdad es que esto llama mucho la atención porque por un lado pareciera que indica una inquietud sana por la búsqueda de Dios, por la trascendencia, por aquellas realidades ultimas que dan sentido a la vida humana pero por otro lado también  uno sabe que cuando se presenta con claridad la doctrina de la fe o la obra de la Iglesia suele mirárselo con recelo o se lo acepta con reticencia”.

Ficción religiosa me suena más bien a macaneo, superstición y esoterismo. De hecho parece que hay estantes y estantes, stands y stands llenos de libros sobre estos temas que se engloban bajo el rotulo de ficción religiosa”.

“Un ejemplo clarísimo es el caso celebre del “Código Da Vinci”, el libro de Dan Brown. Se han vendido más de treinta millones de ejemplares y ahora, en pocos días, sale la película que verán millones de personas”.

“¿Ustedes conocen la tesis del libro? Les cuento que en este libro Jesús no es Dios sino un hombre común que se casó con Maria Magdalena y tuvo descendencia. Y la descendencia es el famoso Santo Grial que ha sido buscado durante siglos. Los primeros seguidores de Jesús en realidad veneraban o adoraban lo sagrado femenino y eran más bien feministas”.

“La Iglesia nació muchos después cuando en el año 325 el Emperador Constantino divinizo a Jesucristo porque antes no lo consideraban como Dios según esta hipótesis. Y lo que conservaron a pesar de todas las persecuciones la verdad del primitivo cristianismo y este secreto sobre Jesús sobre la Magdalena y su descendencia habrían sido los Templarios y después el Priorato de Sion al cual habría pertenecido Leonardo Da Vinci”.

Observen que el autor (Brown) hace una ensalada formidable de verdades cristianas, datos históricos verdaderos con transgresiones constantes. Tergiversa completamente la realidad histórica, inventa cualquier cosa y aun la interpretación de los hechos culturales y de las obras de arte ha sido muy censurada”.

Desde el punto de vista literario, el libro fue castigado sin piedad y en realidad un buen entendedor que toma el libro lo deja caer de sus manos a los diez minutos de haberlo comenzado. Sin embargo, lo ha leído mucha gente que no siempre sabe distinguir entre una cosa y la otra. Se ha creado alrededor de esto una gran confusión, por eso es importante darse cuenta de que se trata”.

“Es curioso que en el mundo de hoy, donde al parecer la verdad no tiene tanta adhesión espontánea de la gente y donde se puede identificar una campaña anticatólica bastante difundida, globalizada, un libro como este tenga tanta aceptación”.

“Y hay algo que no quisiera olvidar. En el libro de Dan Brown, la Iglesia Católica es presentada como una gran asesina, Ella ha sido la que ha procurado desde que nació, año 325, evitar que se conociera la verdad. La verdad –para ellos- seria el cristianismo primitivo que ha quedado sumergido, llevado por  estos abanderados esotéricos, son los que dejaron algunos códigos, algunos signos”.

El gran caso es el fresco de Leonardo Da Vinci sobre la Última Cena, donde habría secretos descartados, por supuesto, por los críticos de arte pero que según el autor muestran un camino hacia la verdad del cristianismo primitivo”.

“En suma, si usted lo leyó vuélvase hacia su Biblia. Habría que también dedicarse a hojear de nuevo el Catecismo de la Iglesia Católica por las dudas, para reafirmar la verdad de la fe. Y también puede ser una ayuda conseguirse y leer un buen manual de Historia de la Iglesia”.

 

          Si desea recibir nuestro servicio de noticias, envíenos un mail a :

prensa@cea.org.ar