Oficina de Prensa

prensa@cea.org.ar

Todas las Noticias

HOME PRENSA

HOME CEA

La voz de los pastores

Documentos

Agenda CEA

Otras oficinas de Prensa

Vínculos

Contacto

 

5 de agosto de 2006

 

REFLEXIÓN DE MONS. HÉCTOR AGUER, Arzobispo de La Plata

en el programa “Claves para un Mundo Mejor” (Canal 9)

 

LA FIESTA DE SAN CAYETANO

Y LA DIGNIDAD DEL TRABAJO

        



“Mis queridos amigos estamos muy cerca del día 7 de agosto que, como saben, es la fiesta litúrgica de San Cayetano. Es un día que, en la Argentina, muy bien puede ser considerado como el Día del Trabajo”. 

“Ese día veremos multitudes de personas que se dirigen a los grandes santuarios, a las parroquias y a las capillas donde haya una imagen del Santo de la Providencia, del Pan y del Trabajo, para implorar por su intercesión  ese gran bien humano que es la posibilidad de trabajar”. 

“También debemos decir que hay muchos que concurren para dar gracias por haberlo obtenido o piden poder conservarlo, ya que es un medio fundamental para la vida de la persona y de la familia”. 

“La problemática del trabajo es abordada muchas veces sólo desde una perspectiva eficientista. Se considera el  trabajo en su dimensión objetiva, como el conjunto de recursos, técnicas y posibilidades en orden a la producción, y como un factor de la vida económica; se descuida, en cambio, el aspecto subjetivo del trabajo, aspecto en el cual insiste precisamente la Doctrina Social de la Iglesia”. 

“Esta dimensión subjetiva enfoca el trabajo como acción personal,  como una realidad fundamental para la persona; como un deber, pero, ante todo, como una vocación y como un derecho”. 

“Nosotros hemos sufrido en la Argentina, con gravedad inusitada un problema que  todavía no se ha resuelto del todo: el problema  de las altas tasas de desempleo. Es cierto que ha mejorado algo la situación, pero todavía se percibe la angustia de buena parte de nuestro pueblo, porque no se encuentra seguro de su situación laboral”.

“La persistencia de altas tasas de desempleo provoca daños personales y sociales enormes”.

“En primer lugar hay que decir que se va perdiendo el sentido del trabajo. La persona que queda eliminada del proceso de la producción económica y ya no puede participar en este aspecto importante de la vida comunitaria  se siente marginada, con la secuela comprobada de daños psicológicos personales y sociales muy serios”. 

“También podemos decir que se pierde el sentido del trabajo en la medida en que se debilitan los hábitos laborales y las ganas de trabajar van siendo neutralizadas por los paliativos que se adoptan como medidas necesarias pero que, si no favorecen una capacitación ulterior para mejorar las habilidades y aprovechar luego las nuevas fuentes de trabajo, dejan a la persona en un estado de inferioridad  cultural, de dependencia, que facilita su manipulación”. 

“Hay un hecho que resulta particularmente dramático: tantos profesionales jóvenes, recién recibidos, que no encuentran la manera de insertarse en el mundo laboral y por eso son víctimas de una frustración temprana, este mal comienzo pone en riesgo el futuro de esta generación”. 

“Cuando hablamos acerca del problema de la desocupación solemos apuntar al papel que corresponde al Estado en su deber de promover políticas activas de empleo. Es verdad, le cabe una responsabilidad muy grande de incentivar al mundo productivo a la creación de fuentes de trabajo. Según la Doctrina Social de la Iglesia, el deber del Estado no consiste tanto en asegurar directamente el derecho al trabajo de todos los ciudadanos regimentando la vida económica, sino más bien en crear las condiciones que aseguren las ocasiones de empleo y para ello apoyar la actividad de las empresas y suscitar las iniciativas que pueden surgir de la vida de la sociedad.  Pensemos en las pequeñas y medianas empresas, que han sido tradicionalmente en la Argentina importantes factores en la creación de empleo. 

“Hoy invocamos la intercesión de San Cayetano y pedimos al Dios providente que nuestro pueblo pueda experimentar en plenitud los beneficios del trabajo, fuente de prosperidad, de estabilidad familiar y de amistad social”.

 

          Si desea recibir nuestro servicio de noticias, envíenos un mail a :

prensa@cea.org.ar