Oficina de Prensa

prensa@cea.org.ar

Todas las Noticias

HOME PRENSA

HOME CEA

La voz de los pastores

Documentos

Agenda CEA

Otras oficinas de Prensa

Vínculos

Contacto


REFLEXIÓN DE MONS. HÉCTOR AGUER
Arzobispo de La Plata

en el programa “Claves para un Mundo Mejor” (Canal 9)

 

“VIVIR COMO SE PIENSA E IMPREGNAR

NUESTRA VIDA CON LA CERTEZA DE LA FE”


“¿Recuerdan ustedes ese dicho: el que no vive como piensa acabará pensando como vive? Ese dicho implica una exigencia de ser coherentes con la concepción que uno tiene de la vida, una coherencia entre la conducta y la manera de pensar, ya sea el sentido de la existencia, ya sea la propia fe”.

“Si falta el ajuste entre la conducta y el pensamiento se intentará, tarde o temprano, justificar la manera de vivir. Estamos siempre en la hipótesis de una vida desordenada o de una vida incoherente con aquello que debería ser y que uno sabe que debería ser”.

“Este dicho, además, está indicando la importancia que tiene el pensamiento, la importancia de la idea, de la concepción del hombre, del sentido de la existencia y eso se alcanza con la propia reflexión o se recibe de la tradición o de la cultura, aunque en este caso siempre es necesario ratificarlo de un modo personal”.

“Vivir como se piensa implica, además,  reconocer el valor de ciertas certezas y de certezas firmes y absolutas acerca de las cuestiones fundamentales de la condición humana. ¿Quién soy? ¿De dónde vengo y adónde voy? ¿Por qué existe el mal? ¿Qué hay más allá de esta vida? Y otras cuestiones fundamentales que es necesario responder y si no se adquieren certezas firmes acerca de estas cuestiones fundamentales no se puede vivir de una forma plenamente humana”.

“Quiero decir, con todo esto, que lo que reclama la naturaleza del hombre y su destino son certezas no desconcierto, no la duda perpetua, no el relativismo. De estas certezas dependen los valores fundamentales a los cuales uno adhiere no tanto con la afectividad sino con las grandes decisiones de la vida. De allí que importe sobremanera la sinceridad con que se busque la verdad”.

“El Papa Juan Pablo II, en la Encíclica que escribió sobre la fe y la razón, decía que todo hombre es filósofo y decía también que se puede definir al hombre como aquel que busca la verdad. Pero esa la búsqueda de la verdad no patina continuamente sobre ella misma, sobre el mismo sitio, sino que toda la intención es arribar a esas certezas absolutas y firmes sobre las cuales puede reposar la coherencia entre el pensamiento y la vida. Es decir un estilo de vida, un determinado estilo de vida”.

“Además en el caso de los cristianos existe otra obligación que es que nosotros tenemos la certeza de la fe pero tenemos que pensar esa certeza de la fe de tal manera que esa certeza de la fe impregne nuestra personalidad y se proyecte también en nuestra conducta. Hasta el sábado, si Dios quiere”.

 

          Si desea recibir nuestro servicio de noticias, envíenos un mail a :

prensa@cea.org.ar