Oficina de Prensa

prensa@cea.org.ar

Todas las Noticias

HOME PRENSA

HOME CEA

La voz de los pastores

Documentos

Agenda CEA

Otras oficinas de Prensa

Vínculos

Contacto

 

REFLEXIÓN DE MONS. HÉCTOR AGUER,
Arzobispo de La Plata
en “Claves para un Mundo Mejor” (Canal 9)


LUCES Y SOMBRAS
DE LA NUEVA LEY EDUCATIVA

        
             “Hacia fines del año pasado se sancionó una Ley de Educación Nacional que deberá regular el sistema  educativo argentino de aquí en adelante”.

            “En esta ley se encuentran algunos aspectos positivos. Por ejemplo garantiza y regula el ejercicio del derecho de enseñar y aprender, incluyendo allí el principio de libertad de enseñanza. Concibe la educación como un bien publico, como un derecho personal y social, como una prioridad y una política de Estado. Asevera que el fin de la educación es desarrollar y fortalecer la formación integral de las personas y promover en el educando la capacidad de definir su propio proyecto de vida, es decir, se profesa, al parecer, una orientación humanista de la educación”. 

“La Ley habla también de educación integral; es éste un concepto interesante. Impone la obligatoriedad del secundario, promete una mejor financiación con un mejor presupuesto que, esperemos, efectivamente pueda destinarse a ese fin”. 

“Reconoce a la familia como un agente natural y primario de la educación y otra vez ratifica que existe en la Argentina un único sistema de educación publica con una doble gestión: la privada y la estatal. Muchos de esos aspectos ya estaban salvaguardados en la Ley Federal de educación que regía anteriormente”. 

“Pero también hay que subrayar algunos aspectos negativos y otros muy ambiguos de esta ley. Por empezar, no se explicitan las diversas dimensiones que integran la formación de la persona; es decir que el concepto de educación integral puede ser interpretado en un sentido minimalista. Y esto nos hace pensar que se ha querido excluir expresamente la dimensión trascendente y religiosa, la dimensión espiritual del ser humano, que es fundamental en el proceso educativo”. 

“Además, se introduce la perspectiva de género con una insistencia que llama mucho la atención, porque se hace referencia, a ciertas leyes promulgadas recientemente que nosotros tenemos que calificar como leyes inicuas. Especialmente aquella por la cual se aprueba el Protocolo de la Convención para la Eliminación de toda forma de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) que lleva, en definitiva, a canonizar una concepción deductiva del ser humano en materias fundamentales como es la sexualidad, el matrimonio y la familia. La ideología de género lleva a la negación del orden natural y, en definitiva a la perversión de la conciencia.” 

“También hay que decir que para la sanción de esta ley no se ha dado un debate parlamentario. Esto es muy curioso, porque en el siglo XIX, cuando se sancionó la famosa ley 1420 hubo un debate interesantísimo que desde el punto de vista filosófico es hoy día ejemplar. En esa ocasión histórica un puñado de legisladores ilustres dio testimonio a favor de la auténtica libertad de educación y de la mejor tradición nacional”. 

“Me parece importante decir que existe una cierta contradicción entre la afirmación de los derechos de los padres a elegir para sus hijos una educación acorde con sus propias convicciones y la imposición de ciertos contenidos. Por ejemplo, lo que ya he mencionado acerca de la perspectiva de género. Existe  ya una anticipación de contenidos. Se habla de la construcción de la memoria sobre nuestro pasado reciente. Uno puede sospechar, sin ser especialmente malicioso, que allí se va a tratar de enseñar una historia oficial, que desgraciadamente ya ha sido escrita”. 

“Por otra parte: ¿Cómo podrá un padre de familia que envía a su hijo a un colegio de gestión estatal asegurar que van a educarlo de acuerdo con sus propias convicciones si por empezar se excluye la dimensión espiritual y religiosa del ser humano?”. 

“Lo que aquí está en juego es una cuestión que podríamos llamar de filosofía de la educación, o de antropología, de concepción de la persona. O bien una postura ideológica, ante la cual corresponde poner mucha atención.”. 

            “Es algo extraño que en la ley, que por definición ofrece un marco general, se estipulen contenidos básicos”.  

            “Es de esperar que en el diálogo que seguramente se seguirá para establecer los programas que integrarán la currícula de los distintos niveles, se tenga en cuenta el aporte de quienes representan, sin duda, las convicciones mayoritarias del pueblo argentino. Los padres de familia esperan que sus hijos puedan recibir una educación que sea integral de veras, sin reduccionismo alguno”.

 

          Si desea recibir nuestro servicio de noticias, envíenos un mail a :

prensa@cea.org.ar