Oficina de Prensa

prensa@cea.org.ar

Todas las Noticias

HOME PRENSA

HOME CEA

La voz de los pastores

Documentos

Agenda CEA

Otras oficinas de Prensa

Vínculos

Contacto

 

REFLEXIÓN DE MONS. HÉCTOR AGUER,
Arzobispo de La Plata
en “Claves para un Mundo Mejor” (Canal 9)

SE ESTÁ CREANDO EL CLIMA

PARA DESPENALIZAR EL ABORTO

“Amigos televidentes: hace algunas semanas se planteó, en Mar del Plata, el caso de una adolescente que había sido violada por el concubino de su madre. Desgraciadamente estos son casos que se verifican y repiten con una cierta frecuencia”.

“Para ella se pidió la autorización de un aborto terapéutico… Hay que decir mal llamado terapéutico,  porque terapéutico significa  curativo y no se ve qué es lo que viene a curar un aborto. Esto es un pensamiento de sentido común”.

“Lo que sucede es que una jueza de primera instancia pensó que aquí se podía aplicar el inciso 1º del Artículo 86 del Código Penal según el cual no se penaliza un aborto cuando se practica para evitar el riesgo de vida de la madre”.

“La jueza no se refería a un riesgo o peligro físico para la salud de la madre sino a la salud psíquica. Hay ya en el Congreso de la Nación varios proyectos que intentan ampliar esta concesión deficiente, anticonstitucional, de nuestro Código Penal para incluir allí la salud psíquica y social de la madre. ¡Esto es el camino para liberalizar completamente este crimen abominable, como llamaba el Concilio Vaticano II al aborto!”

“En la segunda instancia, la Cámara confirmó el fallo de la jueza ante la apelación de la Defensoría de Menores que correspondía actuar allí y el caso pasó a la Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Buenos Aires la cual no tuvo que expedirse porque se produjo una interrupción natural del embarazo”.

“Lo que podemos observar es cómo se está creando un clima favorable a la legalización del aborto y se busca siempre una rendija por donde ampliar estas concesiones, como digo, deficientes de la legislación actual”.

“Ahora hay algo que es mucho peor, si se quiere, y que está sobre el tapete en estos días: la difusión a nivel masivo y gratuito en todo el país de la llamada “píldora del día después”. Esta es otra de las campañas que lleva a delante el Ministerio de Salud de la Nación con un celo digno de mejor causa y cumpliendo con fidelidad las consignas estratégicas del Informe Kissinger.”

“La “píldora del día después” es presentada como una anticoncepción de emergencia. La sustancia empleada tiene, efectivamente, un efecto anticonceptivo,  pero lo que no se dice, lo que no se quiere aceptar y admitir, es que tiene también un efecto abortivo porque produce tales alteraciones en la mucosa del útero que impiden la anidación del cigoto, es decir, del ser humano ya concebido y en consecuencia efectúa un aborto ultratemprano”.

“Incluso hay algunos médicos, sanitaristas, y científicos que no reconocen el derecho a la vida desde el instante de la concepción pero que admiten, honestamente, que la acción de estas pastillas produce un microaborto. Así lo llaman ellos”.

“En realidad éste es un efecto que se da en casi todos los anticonceptivos hormonales que están en circulación en el país y, a veces, esto lo confiesa el mismo prospecto. Ese papelito con letra diminuta, tan difícil de leer, que acompaña los medicamentos. En varios de ellos se reconoce que el anticonceptivo además del efecto de impedir la fecundación tiene un efecto anti-implantatorio. Esto quiere decir que al cigoto, en el cual se encuentra toda la realidad de ese ser humano, en su estadio inicial del desarrollo, se le impide anidar, se lo priva del habitat, del “hogar” –digamos así- en el seno de su madre, donde pueda desarrollarse hasta el día del nacimiento”. 

“Lo que está ocurriendo hoy en la Argentina es algo gravísimo, porque como en otros campos de la bioética el Ministerio de Salud de la Nación está realizando una campaña devastadora. Lo ha hecho ya con la famosa Ley de Salud Sexual y Procreación Responsable, con la facilitación de la esterilización quirúrgica y ahora con esta distribución masiva de la píldora del día después. Se quiere negar la evidencia científica que afirma la existencia de un nuevo ser humano desde el instante de la concepción”.

“Quiero sintetizar lo dicho en una exhortación: ¡les pido que ustedes se hagan eco, voceros, portavoces de esta verdad: la píldora del día después es ciertamente, verdaderamente abortiva! Hasta el sábado si Dios quiere”.

 

 

          Si desea recibir nuestro servicio de noticias, envíenos un mail a :

prensa@cea.org.ar