Oficina de Prensa

prensa@cea.org.ar

Todas las Noticias

HOME PRENSA

HOME CEA

La voz de los pastores

Documentos

Agenda CEA

Otras oficinas de Prensa

Vínculos

Contacto

 

PASCUA: FUENTE DE FRATERNIDAD1

¡¡¡FELIZ PASCUA ¡!! Y lo será en la medida que Jesucristo, el Señor Resucitado, sea “nuestra Pascua”…En la medida, entonces, que nuestra existencia personal se programe y se movilice por la Fe en Jesucristo y su Evangelio. Fue el propósito orante de los que se propusieron prepararse para la Pascua con el rito del Miércoles de Ceniza.

En tiempos en que se ha perdido el significado existencial de la Pascua, se impone una seria reflexión cristiana de la Pascua. Es preciso re-cristianizarla con una paciente evangelización para que una inmensa mayoría católica la vuelva a celebrar en la cotidianidad de la vida personal y comunitaria. Porque la festividad termina con la fecha calendario; pero su significado tiene valor, instante a instante, en cada persona.

Pascua en la etimología de la palabra significa paso. Para Jesús muerto en la Cruz significó pasar a la vida nueva de Resucitado. Para los que tienen FE en Jesús Muerto y Resucitado es el paso también a la vida nueva cristiana. San Pablo en su catequesis a los CRISTIANOS se apresura a aclararles que sabemos que vamos pasando de la muerte a la vida, en tanto en cuanto, nos amemos en fraternidad de hijos e hijas de Dios.

En consecuencia, la celebración pascual anual, precedida por el tiempo cuaresmal, tiene por objetivo primordial que los creyentes en Jesús-muerto y resucitado hagan crecer la fraternidad en el mundo, re-creando comunidades fraternas a las que pertenecen y que se van conformando con la vida personal de cada uno de los bautizados.

Por eso, que la Pascua de Jesús que va pasando a la vida de cada creyente en El, es un regalo divino y una tarea humana. Con la muerte y resurrección de Jesús, el Papito-Dios ha proyectado formar su Pueblo, su Familia, su Iglesia. Cada persona que acepte este proyecto divino tiene la capacidad de aportar a la sociedad la alegría de una vida digna. Esta es la tarea de la gente bautizada en la Iglesia de Jesús Esta es la tarea pascual de quien se llame cristiano : ir pasando de muerte a vida re-creando espacios de fraternidad ciudadana. El cristiano se alimenta en la celebración orante y se realiza en las más variadas tareas ciudadanas asumidas como servicios sociales-políticos-culturales. La persona cristiana crece como tal en la medida que Pascua tras Pascua tome conciencia que el Dios de Jesús Resucitado, es el Dios Liberador de los oprimidos que reúne a un Pueblo (su Iglesia) para que se ponga a favor de pobres, marginados y excluidos de todo tipo. La vida fraterna es el perfil que define a los hijos de Dios.

¡¡¡FELIZ PASCUA para la Sociedad argentina!!! Y lo será en tanto en cuanto los participantes a celebraciones litúrgicas pascuales escuchen el GRITO DE LOS EXCLUIDOS y nuestras comunidades parroquiales favorezcan organizaciones populares que promuevan canales de vida digna y se comprometan para que “NUNCA MÁS” haya quiénes se alimenten de la basura que tira a la calle la gente satisfecha. Pecado social al cual muchos católicos se han acostumbrado, olvidando su propia responsabilidad de creyentes en el Resucitado que murió en una Cruz para re-crear la fraternidad y así glorificar a su Padre…nuestro Padre-Dios
 

Miguel Esteban Hesayne
Obispo
 

1) Homilía 16.IV.06 // Juan 11,52. Juan 17,2

 

          Si desea recibir nuestro servicio de noticias, envíenos un mail a :

prensa@cea.org.ar