Oficina de Prensa

prensa@cea.org.ar

Todas las Noticias

HOME PRENSA

HOME CEA

La voz de los pastores

Documentos

Agenda CEA

Otras oficinas de Prensa

Vínculos

Contacto

Homilía 30.IV.06  

PASCUA: PROYECTO DE LIBERACIÓN

 

Si no creemos en que Jesús resucitó vana es nuestra Fe, les advertía San Pablo a los primeros cristianos. Hoy esta advertencia tiene esta relectura: si la festividad de Pascua anual no va significando una mayor humanización en la vida personal de los participantes  al culto católico, se ha vaciado de contenido real  la Pascua de Jesús. Se la ha reducido a meras y vistosas ceremonias litúrgicas del Triduo Sacro. Se ha esfumado como el olor del  incienso en las paredes de los templos, el proyecto divino recreador del mundo creado[1] Se repite, pero en forma mecánica, la expresión tan rica en el más profundo sentido pascual:“Este es el día que hizo el Señor

Sin embargo para los Apóstoles, fervientes testigos de la muerte y resurrección de Jesús, el anuncio pascual es un llamado frontal a conversión…a girar ciento ochenta grados en la mentalidad aún de las creencias religiosas  y la cultura más arraigadas de los pueblos a quienes se dirigían…Crean y conviértanse…Crean y cambien de mentalidad. Pascua es la cumbre de la conversión a Jesucristo y su Evangelio. Es la posibilidad existencialmente real de lograr la meta que la liturgia propuso a los bautizados en el primer día de Cuaresma. Es vivir en la cotidianidad con mayor densidad los criterios y actitudes de Jesús histórico mediante la energía pascual.

Para nuestras comunidades parroquiales, universidades y colegios católicos la celebración de la Pascua ha de ser el  tiempo fuerte  de evaluación si es que están asumiendo la tarea de anunciar la muerte y resurrección de Jesús, la razón de ser Iglesia.

Por esto ¿qué está significando para nuestra sociedad argentina la celebración pascual de nuestras comunidades cristianas? Si el misterio pascual para el Dios de Jesucristo es  su  poder divino que tenemos los creyentes en Jesús Resucitado para transformar los signos de muerte de nuestra época en signos de vida de suerte de vivir una sociedad humana más humana y humanizante ¿cómo es posible que no hay ciudad o pueblo en el país que no viva el espectáculo más denigrante para el ser humano? Espectáculo que protagonizaban perros y gatos hambrientos y sin dueños y hoy son hermanos y hermanas de nuestra misma raza humana que revuelven tachos de basura para poder sobrevivir al borde de la muerte por hambre. Este es el escándalo del nuevo siglo según el Papa actual que si bien se refiere a la injusticia social generalizada en el mundo, los argentinos la particularizamos en millones de excluidos y a tal punto excluidos que hay quiénes se enriquecen  explotando el trabajo de los cartoneros. La exclusión llega a miles de hermanas y hermanos nuestros que son robados en su misma exclusión. Hay gente poderosa e injusta a la vez que se capitalizan con la basura de los pobres cartoneros comprándoles por monedas lo que luego venden por dólares…

Injusticia social en la Argentina que grita  a los oídos de la Fe de la  Iglesia en las comunidades católicas de diversa índole. Temo que a una mayoría piadosa o con un catolicismo intelectual le acontezca el final del rico Lázaro de la Parábola si no se apresuran a escuchar el GRITO DE LOS EXCLUIDOS  y descubrir por donde está pasando Jesús Resucitado en nuestra historia argentina actual.!!!-¿Cuántas comunidades católicas están enteradas del primer Congreso Nacional de Cartoneros organizado desde su propia condición límite con el noble objetivo de lograr respeto y un mínimo de justicia para sobrellevar en dignidad su duro trabajo? Todavía muchos católicos participan de la Eucaristía como simple deber religioso. –Es hora de participar de las Eucaristías como  fuente de energía pascual para humanizarse y humanizar la sociedad argentina.-De lo contrario, se pretende una Iglesia lejos del proyecto liberador de todos los hombres y de todo el hombre por  el cual Jesús murió y Dios lo resucitó.

Miguel Esteban Hesayne Obispo


 

[1] Cfr: Juan 3,16- Parábola Lucas 16,19

 

          Si desea recibir nuestro servicio de noticias, envíenos un mail a :

prensa@cea.org.ar