Oficina de Prensa

prensa@cea.org.ar

Todas las Noticias

HOME PRENSA

HOME CEA

La voz de los pastores

Documentos

Agenda CEA

Otras oficinas de Prensa

Vínculos

Contacto


Homilía de Mons. Miguel Esteban Hesayne,
Obispo Emérito de Viedma

- Domingo 22.10.06 -

 

LA IGLESIA SOÑADA POR JESÚS de NAZARET
 

Si la Fe Cristiana es relación personal con Jesucristo, la oración cristiana es el diálogo personal con Jesucristo… Si la Fe Cristiana se centra en la vida, la oración cristiana anima la vida… Si es un axioma que no hay vida humana sin comunidad, es también un axioma que no hay comunidad cristiana sin oración cristiana. Hablamos de oración y no de “rezo”… se puede rezar mucho y no llegar a orar… El “rezo”, en todo caso, es un medio para entrar en oración.
La Oración típicamente cristiana viene de lo Alto y se anida en el corazón humano. Por eso, es llamado y respuesta. Es Dios que habla y el orante que escucha y responde con actitudes de acuerdo a la Palabra de Dios escuchada. María de Nazaret es la perfecta orante. Escuchó, dialogó y aceptó la voluntad del Altísimo y realizó no su proyecto, sino la maravilla de las maravillas del amor divino para con el género humano: sus entrañas de mujer brindaron un ser humano a Dios. En íntimo y personal diálogo con Dios se transformó en Madre del Hombre-Dios.
Oramos no para presentar nuestro proyecto sino para conocer y aceptar el proyecto de Dios sobre nosotros. Oramos de verdad cuando nos convertimos al plan de Dios. Así se encuentre muy lejos de los nuestros. Por eso Jesús fue un hombre de profunda y notable oración y repetía “oren sin cesar”… “conviértanse al Reino”… Su causa que como hemos visto en homilías anteriores fue la vida de los hombres y mujeres de su mundo. Es la convivencia digna y fraterna sin marginados o excluidos. Es el “Cielo Nuevo y la Tierra Nueva” para vivir toda una eternidad feliz, que se inicia en esta historia en tanto en cuanto hombres y mujeres que adhieran a su causa. Es decir vivan de FE CRISTIANA, entendida como forma concreta de vivir, construyendo el Reino del más allá, desde el más acá, es decir, en el cotidiano vivir.
De lo dicho se desprende que la oración es una resultante de la Fe en Jesucristo, pero a su vez una mayor intimidad vital con El. Porque la vida que brota de la Fe y en la que se realiza el seguimiento a Jesús viviendo su Evangelio, exige y desemboca necesariamente en diálogo y celebración, es decir, oración y sacramentos. No como “actos piadosos” en un “a parte” de la vida humana, sino a través de la existencia humana vivida a la luz de los criterios y actitudes de Jesucristo. Para instante a instante cambiar los signos de muerte en signos de vida, un mundo injusto y violento en mundo que en santidad y justicia construya la única Paz sólida y verdadera: el ¡¡¡Shalom del Resucitado!!! Por eso, que nuestro mártir Angelelli estampó en una de sus homilías: “El Cristo de la Pascua no quiere un pueblo “resignado” sino luchador para lograr tener vida”.- La Iglesia será servidora de la humanidad en tanto en cuanto los que participan de la misa dominical se vayan transformando en comunidad orante y servidora del mundo local en el cual viven. En la Iglesia de Jesús no “se va a misa” para cumplir un “acto religioso” sino para comprometerse con El en la vida digna de los demás. Por eso, Jesús en la Última Cena lavó los pies a sus primeros participantes. (Juan 13,1-17) Y les dio el mandato de Maestro a discípulo que lo que El hacía con ellos… ellos debían hacerlo con los demás. El Evangelista Juan, a tal punto entendió el significado existencial de la Eucaristía para la persona y la sociedad humana que, en lugar del rito de la consagración del pan y el vino destacado por los otros evangelistas, describe el lavatorio de los pies. En las celebraciones sacramentales, principalmente, en las Misas… “hemos de volver a las Fuentes”. Las ceremonias rituales han de ceder paso a la vida. En la medida que se celebre o participe de los Sacramentos con Fe Cristiana el núcleo central ha de ser la existencia de la comunidad con todos sus conflictos y signos de muerte (pecado) que la celebración de la Pascua del Señor revierte en comunión de amor fraternal y solidario. Así, surge la Iglesia signo e instrumento del Reino. La Iglesia “poder” cede el paso a la Iglesia “servicio”. La Iglesia “ritual” a la Iglesia “ágape”.


Miguel Esteban Hesayne
Obispo
 

 

          Si desea recibir nuestro servicio de noticias, envíenos un mail a :

prensa@cea.org.ar