Oficina de Prensa

prensa@cea.org.ar

Todas las Noticias

HOME PRENSA

HOME CEA

La voz de los pastores

Documentos

Agenda CEA

Otras oficinas de Prensa

Vínculos

Contacto

 

Carta Cuaresmal del Obispo de Posadas

Domingo 12.03.06

 

“Camino de Comunión en nuestra Diócesis”
 

Al plantear para este año, en el camino del Sínodo y en este tiempo cuaresmal, el tema de “la comunión eclesial”, queremos acentuar que “la Iglesia es el Pueblo de Dios que vive en la presencia de Cristo y lo refleja en el mundo. Es el pueblo congregado por la unidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Ella ha de irradiar el misterio de la comunión misionera que contemplamos en Jesús y brota de la Trinidad” (N.M.A. 60).

Durante el año 2003 y 2004 por iniciativa sobre todo de algunos miembros del pueblo de Dios, se propuso celebrar el jubileo de los 50 años de la Diócesis, con un “Sínodo Diocesano”. Esta consulta se llevó a diversas instancias, decanatos, encuentros del clero, Consejo diocesano de Pastoral, laicos y junto al Consejo de Presbiterio que por unanimidad se expidió a favor del Sínodo, hemos resuelto en el decreto Nº 32 del 21 de junio de 2004, iniciar nuestro caminar con diversas etapas. Desde ya que de la participación de todos, dependerá en gran parte, la realización y proyección del mismo. Durante el año 2005 hemos realizado encuestas individuales (4000) y grupales para escuchar las inquietudes de nuestra gente, que ayudarán a orientar la decisión de los temas que se tratarán en el Sínodo en el 2007. Durante los próximos meses se elaborará el Instrumento de trabajo, que será lanzado en la próxima Asamblea diocesana, que tendremos el lunes feriado 19 de junio. En el mismo explicaremos el inicio de esta etapa ya inmediata al Sínodo y que es clave en su preparación. Sobre todo desde las Parroquias y otros organismos se armarán los grupos sinodales de trabajo, para reflexionar y aportar a dicho Instrumento de trabajo. Esta etapa en sí misma es clave porque requerirá nuestro protagonismo y participación. De alguna manera todo esto es ya parte de nuestro Sínodo diocesano cuyas sesiones serán en 2007. 

En este punto debo pedirles que todo nuestro aporte esté ligado a este camino de conversión a Jesucristo, de comunión eclesial y del eje principal del Sínodo que es la evangelización y misión. No dudo en afirmar que desde este tiempo cuaresmal, la liturgia nos ayudará a convertirnos a asumir nuestras responsabilidades que surgen del maravilloso don bautismal de ser hijos de Dios y confirmados para ser sus testigos en este inicio del siglo XXI. 

Espacios de comunión

Será indispensable que en esta cuaresma, ya próxima a la celebración de nuestro Sínodo de 2007, revisemos si somos generadores de espacios de comunión en nuestras familias, comunidades o en la misma sociedad. 

El Sínodo implica “caminar juntos” y esto no es más que una forma extraordinaria de hacer visible lo que la Iglesia es permanentemente en lo más profundo y en lo más real de sí misma: un Misterio de Comunión. Por la fe y el bautismo formamos parte de este pueblo de Dios y somos todos responsables de dar testimonio de la vocación y misión de la Iglesia. Para cumplir esta misión, que a todos nos compete según nuestra propia vocación, se dan en la Iglesia oficios peculiares, diversidad de carismas, ministerios y servicios. El Sínodo representa una excelente oportunidad para vivir con intensidad la comunión a la que constantemente somos llamados y la misión por Él encomendada, que no cesa de interpelarnos. En este tiempo deberemos convertirnos y generar espacios que sean enriquecidos con la diversidad de dones y la participación y la necesaria “comunión”, fruto del mandamiento del Amor.

Quiero recordarles que en el contexto de la cuaresma y como fruto de la conversión, desde hace algunos años realizamos la colecta del 1 % del total de nuestros ingresos, para ayudar sobre todo en temas de reparación de ranchos y viviendas. No debemos mal acostumbrarnos y recibir todo de afuera, sino poner en ejercicio la comunión de bienes entre nosotros, ese es el objetivo principal de Cáritas en nuestras comunidades. Este domingo y durante la cuaresma se realizará esta colecta. Nuestro esfuerzo tendrá valor, si éste va acompañado de nuestra búsqueda de conversión a Dios, de nuestra oración y reconciliación con Él y los hermanos. Nuestra ofrenda y limosna será un signo de nuestra búsqueda de crecer en la comunión.

¡Un saludo cercano y hasta el próximo domingo!           

Mons. Juan Rubén Martínez

 

          Si desea recibir nuestro servicio de noticias, envíenos un mail a :

prensa@cea.org.ar