Oficina de Prensa

prensa@cea.org.ar

Todas las Noticias

HOME PRENSA

HOME CEA

La voz de los pastores

Documentos

Agenda CEA

Otras oficinas de Prensa

Vínculos

Contacto


Homilía de
Monseñor José Luis Mollaghan
Arzobispo de Rosario

Día de la Inmaculada Concepción -  08.12.2006

 
                             

1.      Llena de gracia

                   La solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, el 8 de diciembre, es una fiesta de la Santísima Virgen, y de todo el Pueblo de Dios. El día de precepto  con el que la Iglesia quiere significar su importancia, también nos permite descubrir lo arraigada que esta fiesta  estuvo siempre en el corazón de los fieles.

                  Si bien la declaración solemne de esta verdad la hizo el Papa Pío IX en el año 1854, una época relativamente reciente; tenemos constancia histórica de que desde muchos siglos antes, se celebraba con devoción primero en oriente  y después en occidente.

                  María, la Madre de Jesús, ha gozado de la plenitud de la gracia desde el primer instante de su concepción y de su existencia. Dios la eligió anticipadamente, y en previsión de los méritos de la vida y de la muerte de su Hijo, fue liberada de todo pecado desde antes de ser concebida. Ella fue enriquecida por Dios con toda clase de dones y carismas, sobre todos los ángeles y los santos.

                  Convenía al plan de Dios que Ella brillara con el esplendor de la santidad más perfecta,  la que Dios Padre  dio a su Hijo único,  a quien ama como a sí mismo, engendrado en su seno virginal, de tal manera que fuera   Hijo de Dios y de la  Virgen. Por esto «En ella, la Iglesia admira y ensalza el fruto más espléndido de la Redención, y contempla con gozo, como en una purísima imagen, lo que ella, toda entera ansía y espera ser» (Sacrosanctum Concilium, 103).

                  Por ello, la primera en beneficiarse de la obra de la salvación fue María, elegida para ser la Madre de Dios, que con su sí cambió el rumbo de la historia. Su fiesta nos permite  celebrar también, la preparación más profunda a la venida del Redentor y el feliz preámbulo de la Iglesia sin mancha ni arruga (cfr. Prefacio de la Misa).   

         

                 2. Su existencia se contrapone a todo mal

                 Juan Pablo II nos decía que desde el comienzo de la historia, el Maligno trata de poner a Dios «en estado de sospecha e incluso en estado de acusación, en la conciencia de la criatura» (Dominum et vivificantem nº. 37). Buscando a quien devorar, procura presentar a Dios como quien nos limita en nuestra libertad, a la que es tan sensible nuestro tiempo,  y a la vez como quien nos expropia nuestra dignidad. Esta forma de seducirnos,  quiere alejarnos de su plan de amor y de verdad, en el que fuimos creados y redimidos.

                  El verdadero mal del mundo es el pecado. La Inmaculada nos permite anhelar un mundo nuevo sin pecado, y sin mal. Un mundo donde cada hombre y mujer sean inmaculados como María. Un mundo que no esté guiado por intereses egoístas, ni por deseos desordenados, ni por la  mentira, ni por la soberbia, ni por la sexualidad desenfrenada.

                   Ver a María sin mancha ni rastro alguno de pecado, nos mueve a imitarla y hace más profundo el deseo de seguir a su Hijo. Precisamente su existencia se contrapone a todo mal; el mal que padecemos, y está presente en el mundo.

                  Aunque todo el bien no lo alcanzaremos en esta vida, y siempre esperamos “un cielo nuevo y una tierra nueva”, Dios sale en busca de cada uno para indicarle el camino del bien y de su felicidad.  Tener ante  nosotros la figura tierna  de la Inmaculada, que brilla con la luz de Jesucristo, nos ayuda a buscarlo y colocarlo en el centro de nuestra vida. Sólo así, podremos recuperar el sentido profundo de la dignidad de la persona humana, que es la dignidad de los hijos de Dios.

                 Ella nos muestra, gracias a la acción redentora de su Hijo, la belleza de ser de Dios. Ella también es guía para ofrecer un consentimiento confiado, y nos acerca al sol de Justicia y de verdad, que es Jesucristo.

 

                 3. Una meta a alcanzar

                   La santidad de María brilla de un modo extraordinario y para nosotros es una meta a alcanzar con la ayuda de la gracia; y nos compromete a crecer en los valores fundamentales, no solo en el ámbito de lo personal, sino también en la vida pública y social. Aquí precisamente percibimos que la ruptura entre el Evangelio y la cultura es sin duda alguna el drama de nuestro tiempo…

               Tenemos que procurar a la luz de estas enseñanzas el bien común,  y a la vez cooperar en  forma solidaria en la edificación de una sociedad cada vez  más justa, más libre del mal, que ame y defienda la vida desde el seno materno, que se deje guiar por el conocimiento  y respeto de los valores inscritos naturalmente en cada ser humano, y los heredados en nuestra cultura.

               En esta tarea es necesaria  también una constante mirada a los valores últimos y a la verdad  que orienten la acción pública, y que  a la vez sostengan las leyes. De lo contrario, como nos enseñaba el Papa Juan Pablo II: “Las ideas y las convicciones humanas pueden ser instrumentalizadas fácilmente para fines de poder. Una democracia sin valores se convierte con facilidad en totalitarismo visible o encubierto, como demuestra la historia” (Centesimus annus, nº 46).

               Pidamos a Mría, que en este nuevo milenio, podamos asumir el desafío de reconstruir la nación desde el conjunto de valores en los que  nuestra cultura hunde sus cimientos (cfr. NMA,nº24).

 

              4. Súplica  

               Virgen María, te saludamos en este día, repitiendo con el Arcángel Gabriel: Ave María, llena de gracia.

               "Tu has dado al mundo la verdadera luz, Jesús tu Hijo, el Hijo de Dios. Te has entregado por completo a la llamada de Dios, y te has convertido en fuente de bondad, que brota de Él” (Benedicto XVI, Dios es amor, nº 42), enséñanos a vivir fieles a la voluntad del Padre y protégenos de todo mal y de todo pecado.

               Nos presentamos ante Ti, guiados por el Espíritu, porque Tu  eres la gloria, la alegría, y el honor de nuestro pueblo.

 

 Monseñor José Luis Mollaghan

Arzobispo de Rosario

 

          Si desea recibir nuestro servicio de noticias, envíenos un mail a :

prensa@cea.org.ar