Oficina de Prensa

prensa@cea.org.ar

Todas las Noticias

HOME PRENSA

HOME CEA

La voz de los pastores

Documentos

Agenda CEA

Otras oficinas de Prensa

Vínculos

Contacto

 

MENSAJE DE PASCUA 2006


“Yo he venido para que tengan Vida,
y la tengan en abundancia” (Jn. 10,10)



¡FELIZ PASCUA, HERMANOS!

Celebramos el triunfo de la vida. La muerte ha sido vencida. Dios hecho hombre, Jesucristo, ha resucitado, y nos comunica su vida. Vida de Dios, que es amor.

Lo hemos contemplado en la Semana Santa. Jesús fue enviado por el Padre para darnos vida. La vida que Él nos viene a traer no es la simple vida terrenal, que hemos recibido de nuestros padres. La vida que Él nos regala es vida eterna, o sea, participación en su vida de Hijo de Dios, comunión íntima con Dios: es la misma vida de Él. Él nos puede comunicar esa vida, porque Él mismo es la vida: “Yo soy la Resurrección y la Vida” (Jn. 11, 25).

Todos sabemos que la vida de Dios es el amor.

Al venir al mundo, el Hijo de Dios que es amor, vivió por amor, y nos trajo el mismo amor que arde en Él. Nos da ese fuego de amor infinito, para mantenernos vivos.
Esta es la abundancia de vida de la que nos habla, al compararse con el buen Pastor que da la vida por las ovejas: “yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia”.

En esta Pascua, guiados por el Papa Benedicto XVI, con más fuerza que nunca proclamamos unidos a Él: “Dios es amor”(1 Jn. 4, 8. 16) .

“Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida, porque amamos a los hermanos. Quien no ama permanece en la muerte” (1 Jn. 3, 14).

“Nosotros amemos, por él nos amó primero. Si alguno dice: ‘amo a Dios’, y aborrece a su hermano, es un mentiroso: pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve” (1 Jn. 4, 19-20).

Sea esa nuestra Pascua de cada día. Vivir el amor concreto. Amor que es ternura, amabilidad, firmeza, serenidad, fidelidad, generosidad, responsabilidad, paciencia, solidaridad, valentía, veracidad, honestidad, respeto, justicia, participación, servicio, disponibilidad, creatividad, sinceridad, moderación, alegría y buen humor, unidad y paz. Son todos “condimentos” de nuestra vida diaria en la familia, en el colegio, en el trabajo, en la oficina, en la parroquia, en el club, en la universidad, en la función pública y en la actividad privada.

Es allí donde se dará la Pascua verdadera. Es el verdadero “paso” del Señor por nuestra historia, oscurecida y debilitada por tantas muertes y tanto egoísmo, pero que Jesús viene para llenarla de vida, y Vida en abundancia.

A vivir así la Pascua nos ayudará el Plan Pastoral Diocesano, en este camino hacia la celebración de los cincuenta años de la Diócesis de San Francisco, dentro de cinco años.

Hermanas y hermanos, nuevamente: ¡ Felices Pascuas!
 

Mons. Carlos José Tissera

San Francisco, Abril de 2006.
 

          Si desea recibir nuestro servicio de noticias, envíenos un mail a :

prensa@cea.org.ar