Oficina de Prensa

prensa@cea.org.ar

Todas las Noticias

HOME PRENSA

HOME CEA

La voz de los pastores

Documentos

Agenda CEA

Otras oficinas de Prensa

Vínculos

Contacto


MENSAJE DE NAVIDAD DE MONSEÑOR LUIS H. VILLALBA,
ARZOBISPO DE TUCUMÁN

- Diciembre de 2006 -
 

"Les traigo una buena noticia, una gran alegría
para todo el pueblo: Hoy,en la ciudad  de David,
les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el
Señor"
(Lucas 2,10-11).


Creo en Jesucristo, Hijo Único de Dios,
que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo
y nació de Santa María Virgen.



1. CRISTO ES EL CENTRO DE NUESTRA FE

En la difícil situación de nuestro tiempo, la fe debe ocupar el lugar principal. Creo que es importante tomar conciencia de que la fe es el centro de todo. No debemos permitir que nuestra fe se disuelva en demasiadas discusiones. Parecería, sin embargo, que las preguntas que interesan son: los anticonceptivos, si la Iglesia se mete en política, si los sacerdotes se deben casar y otros problemas como estos.
El Papa Benedicto XVI recientemente decía: "Si nos dejamos arrastrar por estas discusiones, entonces se identifica a la Iglesia con algunos mandamientos o prohibiciones  y se nos tacha de moralistas con algunas convicciones pasadas de moda y la verdadera grandeza de la fe no se aprecia para nada. Por eso, creo que es fundamental poner de relieve continuamente la grandeza de nuestra fe, un compromiso del que no debemos permitir que nos aparten esas situaciones".
La fe es sobre todo fe en Dios. Y, en Jesucristo, Dios está presente con nosotros. ¡Ésta es la grandeza de nuestra fe!


2.  EN NAVIDAD CELEBRAMOS EL NACIMIENTO DE JESUCRISTO

¿Comprendemos lo que ha sucedido?
Ha nacido el Salvador, Cristo Señor.
El Salvador, el Jesús de Belén, es el Verbo de Dios hecho hombre.
¡Caigamos de rodillas! La maravilla no tiene límites. La alegría no tiene suficientes palabras. El cielo se ha abierto de par en par. El misterio de la vida interior de Dios se ha manifestado. San Ambrosio dice: "Ésta es la fe: que Cristo es Hijo de Dios y eterno con el Padre, y que ha nacido de María Virgen".


3.  ¿PARA QUIÉN HA VENIDO EL SALVADOR?


Cristo ha venido para todos los hombres y para cada uno en particular.
Todos los hombres son amados por Dios, por eso todos los hombres son dignos de ser respetados y protegidos.
Cristo viene como Salvador donde mayor es la necesidad de salvación. Jesús dijo: "No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos" (Mt. 9,12). Él ha venido como médico de las profundas enfermedades humanas, incluso de la peor, que es el pecado.


4.  ¿DE QUÉ MALES NOS LIBERA LA SALVACIÓN DE CRISTO?

La salvación de Cristo mira directamente a darnos una vida nueva, la vida sobrenatural, la vida nueva de la gracia, que comienza misteriosamente aquí y que un día, en plenitud, esperamos alcanzar por la gracia de Dios. A esta vida superior, a esta vida espiritual, a esta vida sobrenatural, a esta vida santificada, nos abre el camino el nacimiento de Jesucristo. Pero esta vida nueva no debe quedar encerrada en el corazón, sino que como una catarata debe saltar e impregnar todas las dimensiones de la vida humana: la familia, la sociedad, lo político, lo económico, lo cultural.


Una Navidad sin Cristo, sin la fe en Cristo, es una contradicción a la verdad divina y a la inteligencia humana. Demos a la Navidad su auténtico valor y esplendor: la celebración del misterio de la Encarnación.

Que esta Navidad sea para todos un encuentro con Cristo que se hizo hombre para dar a cada hombre la capacidad de llegar a ser hijo de Dios.

¡Feliz Navidad!

MONSEÑOR LUIS H. VILLALBA
ARZOBISPO DE TUCUMÁN

 

          Si desea recibir nuestro servicio de noticias, envíenos un mail a :

prensa@cea.org.ar