Oficina de Prensa

prensa@cea.org.ar

Todas las Noticias

HOME PRENSA

HOME CEA

La voz de los pastores

Documentos

Agenda CEA

Otras oficinas de Prensa

Vínculos

Contacto


MENSAJE DE NAVIDAD 2005
de MONS. RUBÉN FRASSIA, OBISPO DE AVELLANEDA - LANÚS

Vivir en el amor y en el perdón

            Porque Dios es eterno, nos envía su Palabra, que es su Hijo. Esta Palabra fue dicha en silencio y en silencio debe ser escuchada. El Niño Dios nace en el seno virginal de María siempre Virgen.

            La historia vuelve a repetirse. Habrá quienes le harán un lugar en su pesebre personal. Algunos estarán distraídos y otros, muy ocupados. Nuevamente estarán quienes no lo reciban e, incluso,  quienes intentarán que no nazca.

            Este es un tiempo de gracia: a cada uno le toca responder. Cristo nos trae la esperanza, nos trae el amor, nos trae el perdón, nos trae la paz. Su cercanía y su presencia nos involucran y nos comprometen. ¿Cómo le vamos a responder? ¿Estamos dispuestos a recibirlo? ¿Le vamos a creer, lo vamos a seguir, lo vamos a adorar? Las cosas de Dios son para los hombres.

            Por esta razón debemos aprender de nuevo qué significa vivir en el amor, qué significa perdonar y pedir perdón. Perdonando al hermano podemos reestablecer los lazos familiares deteriorados y el tejido social tan debilitado. Hoy más que nunca, necesitamos vivir en paz. Pero, -como afirma nuestro Papa Benedicto XVI en su mensaje "En la verdad, la paz" con
motivo de la Jornada Mundial de la Paz del próximo 1º de enero- no habrá paz si no se vive en la verdad. Perdonar, en este sentido, significa aceptar la realidad de que el otro se ha equivocado; pero además significa aceptar que también nosotros nos equivocamos, (aunque nos justifiquemos diciendo  que quizás hemos estado confundidos o muy susceptibles); y significa, incluso, aceptar que las cosas no siempre salen como deseamos. Para perdonar, es necesario buscar la verdad y aceptarla, y esto requiere valentía y decisión.

            No desaprovechemos esta oportunidad. Tomemos en serio nuestra vida. Tomemos en serio la vida de los demás. Tomemos en serio la vida de Dios.

            Que todos podamos celebrar con alegría esta fiesta, que ella ilumine nuestros rostros y que podamos decir en verdad: "¡Feliz Nochebuena! ¡Feliz Navidad!", "¡Nos ha sido dado un niño que significa "Dios con nosotros"!", "¡Él es nuestra esperanza y nuestra paz!".

            Les deseo a todos los fieles de nuestra diócesis y a todas las personas de buena voluntad que puedan, realmente, percibir el gozo, la ternura y la belleza de Dios que se hace hombre para que nosotros podamos vivir junto con Él. Para todos, entonces, ¡Feliz Navidad!

            Con mi bendición de padre y pastor.

Mons. Rubén O. Frassia
Obispo de Avellaneda-Lanús

 

          Si desea recibir nuestro servicio de noticias, envíenos un mail a :

prensa@cea.org.ar