Oficina de Prensa

prensa@cea.org.ar

Todas las Noticias

HOME PRENSA

HOME CEA

La voz de los pastores

Documentos

Agenda CEA

Otras oficinas de Prensa

Vínculos

Contacto


SALUDO NAVIDEÑO

de MONS. LUIS STÖCKLER, OBISPO DE QUILMES


Queridos hermanos y hermanas en Cristo:

Con la Fiesta de Navidad sentimos más que en otros tiempos el anhelo de estar cerca de los familiares y amigos, y deseamos para todo el mundo la paz y la concordia. Lo que aconteció en aquel entonces en la gruta de Belén, despierta en nosotros la esperanza de que los hombres se inspiren en el modo, cómo el Hijo de Dios ha asumido y compartido nuestra vida. Este deseo se hace más fuerte frente a los sufrimientos, causados por guerras irracionales, conflictos sociales y catástrofes naturales, de los cuales moralmente no podemos desentendernos, aún cuando nosotros mismos no estemos directamente afectados.

El mensaje de paz de los ángeles en el nacimiento de Jesús es doble, como la traducción de la palabra original, donde habla de los hombres. Paz en la tierra a "los hombres que ama el Señor", dicen unos. Paz en la tierra a "los hombres de buena voluntad", dicen los otros. La primera versión nos hace entender que Dios toma la iniciativa y que la salvación es obra de Él. La segunda traducción recalca la responsabilidad nuestra y que el Señor no quiere ni puede hacer su obra redentora sin nuestra humilde aceptación. Es consolador saber que Cristo se hizo cargo de nosotros al asumir nuestra condición humana y al entregar la vida en nuestro lugar. Y es dignificante que Él resida en nosotros y nos haga partícipes en su vida divina que nos saca de nuestras miserias y nos abre el horizonte de la vida en plenitud. Vivir en gracia, llamamos esto. La gratuidad de nuestra existencia cristiana nos preserva del voluntarismo frustrante que aflora, cuando el hombre cree más en su propia sabiduría y atropella a los demás con sus exigencias implacables. El Niño Dios no impone su mensaje, sino se nos entrega sin defensas, apelando a nuestro corazón y buena voluntad.

Les deseo, muy queridos en el Señor, que en esta Navidad hagan una experiencia fuerte de la bondad misericordiosa de nuestro Dios, y que en sus hogares sientan la serenidad y el amor, que percibían todos los que se acercaban a María y José con el Niño en el pesebre.

En la Noche Buena los tengo presente en mi oración. Con mi deseo de una Feliz Navidad y un Buen Año Nuevo los bendigo con todo mi afecto.

Luis T. Stöckler
Obispo de Quilmes

 

          Si desea recibir nuestro servicio de noticias, envíenos un mail a :

prensa@cea.org.ar