Oficina de Prensa

prensa@cea.org.ar

Todas las Noticias

HOME PRENSA

HOME CEA

La voz de los pastores

Documentos

Agenda CEA

Otras oficinas de Prensa

Vínculos

Contacto

Perplejos, pero no desesperados

El pueblo argentino asiste asombrado a los acontecimientos que han mostrado la enorme profundidad  de la crisis moral, que se manifiesta en la economía, en la política y en toda la cultura. La falsa escala de valores de un egoísmo de individuos y de grupos ha provocado la tragedia humana que padecemos. Las sucesivas renuncias de los presidentes de la Nación, nos muestran la extrema gravedad de la situación y el peligro de anarquía.

Los Obispos hacemos un urgente llamado a la responsabilidad de nuestro pueblo y, en especial, de nuestra dirigencia política.

Es necesario renunciar a intereses personales o de partido, que no corresponden a la dignidad de la vocación política. Se requieren dirigentes capaces de gestos de grandeza, más aún, de sacrificios.

Es absolutamente necesario que los políticos no busquen sino servir al bien común, es decir, el bien de todos y cada uno de los miembros de la comunidad nacional, no sólo al nivel de la justicia, sino de la amistad social, que incluye la solidaridad.

Es indispensable que todo el pueblo se sienta protagonista en la edificación de una nueva Argentina, y que rechace la tentación del odio y la violencia, que hiere y mata.

Es cada vez más urgente que toda la nación se ponga a trabajar sobre algunos puntos fundamentales que se transformen en políticas de estado indiscutibles, que tengan como privilegiados a los más pobres, los enfermos, los jubilados, los desempleados.

Sabemos que sólo Dios salva al hombre y a los pueblos.  Oremos.  Oremos sin cesar y con humildad.  Oren los niños, los enfermos, los ancianos, los que sufren.

Estamos perplejos pero no desesperados, porque Dios es fiel y no abandona a sus hijos.  La esperanza no defrauda porque se funda en la promesa del amor gratuito de Dios.

El augurio de Año Nuevo, que hacemos de todo corazón a nuestros hermanos,  está sostenido en la esperanza, que nos hace capaces de construir la paz, don de Dios y obra de los hombres,  tesoro de los pueblos grandes.  La paz, tranquilidad del orden, se hace cada día desde la verdad, la justicia y el amor.

La Virgen María, Madre del pueblo argentino, acompañe nuestros pasos y sostenga  en alto nuestro espíritu.

 

Mons. Estanislao Esteban Karlic
    Arzobispo de Paraná
        Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina

 Paraná, 31 de diciembre de 2001.

 

 

          Si desea recibir nuestro servicio de noticias, envíenos un mail a :

prensa@cea.org.ar